Un gesto de deportividad

«Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace».

Éste es uno de los lemas que se pueden leer en el blog de Iván Fernández. Este joven vitoriano de 24 años es una de las esperanzas del atletismo nacional; un deporte que, al igual que el ciclismo, es golpeado frecuentemente por casos de dopaje, malas prácticas o triquiñuelas. Precisamente, en una línea opuesta, actuando con honestidad y valentía, Iván demostró que el atletismo es un canal ideal para transmitir y difundir valores positivos.

En la primera mitad de enero se disputó la prueba de cross Hiru-Herri en la localidad navarra de Burlada. Allí, el atleta vitoriano dio muestras de su honestidad y sentido de la justicia.

El atleta keniata Abel Mutai, medalla de bronce en los pasados Juegos Olímpicos de Londres, estaba a punto de ganar la prueba cuando, al entrar en una pista donde estaba la meta, pensó que ya había llegado, aflojó totalmente el paso y, relajado, comenzó a saludar al público creyéndose vencedor. Iván se percató del hecho y aunque estaba en condiciones de adelantarle y quitarle así la victoria, decidió en apenas una fracción de segundo darle un suave empujón para que el keniata ganase la prueba. Un pequeño gesto de deportividad que lo honra.

Iván, que terminó segundo, afirmó al acabar la prueba: «Aunque me hubieran dicho que ganando tenía plaza en la selección española para el Europeo, no me habría aprovechado. Creo que es mejor lo que he hecho que si hubiera ganado. Y esto es muy importante, porque hoy en día, tal como están las cosas en todos los ambientes –en el fútbol, en la sociedad, en la política–, donde parece que todo vale, un gesto de honradez va muy bien».

2012 ha sido un buen año para Iván Fernández, ganador de la media maratón de Vitoria, y el 31 de diciembre de la san silvestre de la misma ciudad, su ciudad. «Era la carrera que más ilusión me hacía ganar; me crié viendo esta carrera y siempre soñé con poder ganarla», así se expresaba el atleta al ganar, por fin, esa carrera. Entrenado por el también vitoriano Martín Fiz, uno de los grandes atletas que ha tenido nuestro país, Iván tiene un futuro prometedor.

Imagino que el gran atleta keniata Mutai le estará muy agradecido, pero más allá del gesto, creo que Iván se sentirá feliz, no por hacer lo que quiere, sino por querer lo que hace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s